Poemas

Aunque
 
 
 
 
Elvira

Tu recuerdo se hizo escarcha,
que bajo tu niñez, seguía manteniendo
la misma mirada que tu padre.

  Tu retrato en tu fotografía,
me la llevo a mi contrapecho,
entre retoques de lágrimas y la
envida del saber, pude conocer a
otra persona más, una amiga

una canción, mi cuñada

 

Empújame a la mar,
que quiero mojar mis pies,
que quiero tocar las olas,
peinarme con el aire y tocar
su cabellos.

Cántame despacio,
esas de Serrat de las que
te gustan más.

Luego acuéstese con el oro
más preciado que es su novio,
pero antes de marcharse quisiera
decirle que ni el sol pudo imaginar
su belleza cuando la vi por primera vez.

Carlos Nebrera Cuevas faletronco@wanadoo.es

 

 

Donde Muere el Arco Iris

 

Ven nena, busca mis sueños

Y atrapa mi corazón

Ver de cerca el dolor

Es lo que necesito

Pero con vos a mi lado

Para llegar, al fondo un poco mas…

…aliviado

 

nena algún día, te veré

en el medio del Arco Iris

no te imagino, ni distingo

tu rostro, pero si tu fuego

ven, a caminar, por donde

muere el mar

ven nena, pintemos el sol

rompamos la mediocridad

 

Jesús, hay alguien que me espere?

Vendrá la dulce mujer?

Compartirá mi peste, cuando

Me invada el temblor?

Vamos, encontremos el tesoro y llena mi vacío, quiebra la rutina y aplica la inyección, apúrate nena, ven a buscarme, donde muere el Arco Iris

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los peces y yo

 

Cuántas veces Señor, cuántas veces;

me he preguntado cómo es la vida de los peces.

Allí sumergidos en el mar,

sin ninguna otra vida probar;

sin hacerse problema,

por conocer otro lema,

que no sea el de su mundo,

allá en lo profundo.

Saber el sistema,

para entrar en el tema,

de si no es un problema,

entrar en el famoso lema,

de que el más grande se come al más pequeño,

y confiarle que en mi mundo también,

el más grande es el dueño;

y decirle también,

que se  ponga bien;

que no haga caso a ningún lema,

que no existe problema;

que los pequeños tenemos derecho,

a fabricar nuestro propio techo;

y que no hay ningún hecho,

que no sea el nuestro.

Que la vida es grande,

pongamos el motor en ablande;

no miremos, no escuchemos a nadie,

y volveremos a empezar.

 

Cristal

   

Poemas       Cuentos      Biografías    ConcursosTu poema   Buscador         Links     Premios 

volver